lunes, 18 de abril de 2016

Ante la restauración conservadora en América del Sur



Se viven días difíciles para el gobierno del PT y especialmente para la Presidenta de la República Federativa del Brasil Dilma Roussef : Luego de una larga crisis política que incluyó la reciente ruptura de su principal aliado en el congreso, el PMBD, del vicepresidente Michel Temer y el presidente de la Cámara de diputados y motor del impeachment Eduardo Cunha,en el día de ayer, se aprobó con mayoría especial el juicio político a la primer mandataria que ahora depende de la votación en el Senado a realizarse en los próximos días.

En este contexto de desinformación y manipulación mediática hay factores que no se pueden dejar de lado para analizar este Golpe de Estado Institucional, que de tener éxito se sumaría a los ocurridos en 2009 en Honduras y 2012 en Paraguay (este último con muchas similitudes metodológicas) :

"Impeachment" : Es una figura del derecho anglosajón, que está presente en la constitución de Brasil y se asemeja a lo que nosotros conocemos como "juicio político". Lo importante para recalcar es que no hay un crimen específico ni pruebas firmes que comprometan a la presidenta ; para avanzar en un impeachment la constitución dice que es necesario que se evidencie un "crimen de responsabilidad" que nunca fue comprobado.

Luego de lo ocurrido ayer, resta su votación en el senado, el cual con el voto de la mitad más uno de sus miembros(41 sobre 81) dejará firme la decisión de los diputados. Los medios brasileros dicen que por el momento 42 senadores votarían por el Sí y 17 por el No, con muchos indecisos que pueden modificar el resultado.

Si esto sucede se apartará del gobierno por 180 días a la presidenta, para ser juzgada por el Supremo Tribunal Federal, que en caso de encontrarla culpable, el presidente de dicho órgano judicial encabezará una sesión especial que con el apoyo de 2/3 (54) de los senadores puede remover del cargo definitivamente a Dilma Roussef.


"Pedaleadas Fiscales" El argumento usado para iniciar el proceso, es denominado por la prensa como "pedaleadas fiscales" y nada tiene que ver con la corrupción o la democracia; sino más bien es una herramienta de la política económica que dispone el poder ejecutivo para reasignar recursos entre los diferentes niveles de gobierno y empresas estatales y fue usado por el gobierno de Roussef para afrontar la recesión y la crisis internacional, sin alterar el presupuesto alterado por el congreso y de esta manera garantizar la continuidad de los planes sociales y los subsidios a la agricultura y en consecuencia un nivel de precios accesibles de los alimentos.

¿Cómo funcionan las "pedaleadas fiscales"? El ejecutivo puede endeudarse con bancos para financiar gastos no presupuestados y justamente la acusación se ampara en una resolución del tribunal de cuentas brasilero del año 2014, en el cual se atribuye al Gobierno "modificar el déficit" a través de este mecanismo. La Comisión especial de la cámara de diputados con Jovair Arantes, hombre de confianza de Cunha, como vocero y redactor se pronunció a favor del proceso de Impeachment alegando que los hechos denunciados llevaron a "una crisis fiscal sin precedentes" en el país y el ejecutivo habría usurpado la prerrogativa del congreso de autorizar gastos públicos.

Complicidad con el Poder Judicial: Todo esto no se hubiese podido lograr sin la injerencia del poder judicial, quien desde un principio comenzó a operar contra el actual gobierno del Brasil. Cunha aún en la coalición de gobierno presentó el pedido de Impeachment que fue negado temporalmente por el Supremo Tribunal Federal , quien exigió mayoría especial (2/3 de los votos) en el proceso y suspendió la comisión de juicio político de la cámara de diputados por haber irregularidades en su conformación.
Sin embargo, el 4 de marzo fue detenido y llevado a declarar por la fuerza sin tener ninguna imputación el Ex presidente Lula Da silva y luego de las marchas y contramarchas a favor y en contra del gobierno, el 16 de Marzo Dilma decide nombrar al ex presidente como Jefe de Gabinete de ministros y como respuesta ese mismo día el Supremo Tribunal Federal decide aprobar la conformación de la comisión para evaluar el pedido de Impeachment, la misma comisión que 3 meses atrás había sido suspendida por irregularidades. El 17 de marzo una medida cautelar frena la designación de Lula como Jefe de Gabinete.

Importancia Geopolítica: El factor más importante a la hora de comprender todo lo que está sucediendo en el país vecino es entender su papel como 7ma economía mundial e integrante de las denominadas "economías emergentes" del bloque BRICS, que se muestran como una alternativa proponiendo un orden mundial multipolar en contraposición al orden mundial unipolar que pregonan EE.UU, el FMI y sus aliados de la OTAN.

Brasil es el 5to país más grande del mundo en superficie, siendo el actor político con mayor peso entre los países de Suramérica y  motor económico del MERCOSUR, que además posee enormes reservas naturales y una biodiversidad única en el mundo.

El gobierno de Dilma Roussef es el último escollo ante lo que se supone un inminente ingreso de Brasil y Argentina al TPP (tratado transpacífico), sumado al pedido de los industriales brasileños de realizar un acuerdo de libre comercio entre MERCOSUR y la Unión Europea, que echaría por tierra el concepto político y económico de unión sudamericana o Patria Grande fomentado en los últimos años en el MERCOSUR y la UNASUR.

La aplicación de políticas de libre comercio tendría un impacto negativo muy grande en la economía Argentina ya que Brasil es nuestro Principal socio comercial y específicamente en Córdoba en la industria automotriz/autopartista, que sería la primer y principal afectada al tener que competir con otros países que tienen costos salariales más bajos y tecnología superior.

Medios de Comunicación: Los medios de comunicación concentrados con O'Globo a la cabeza juegan un papel central articulando, difundiendo y legitimando las acciones de la oposición y la corporación judicial. El mecanismo de acción es similar a la Corporación mediática argentina y se puede observar como coordinan acciones en conjunto y repiten las mismas líneas políticas para formar una misma cosmovisión del continente y los problemas internos de ambos países. Son los voceros del plan Cóndor del Siglo XXI, cruciales en los golpes blandos que ya no necesitan del brazo militar y se expresan a través de los poderes judiciales, mediáticos y económicos.

A continuación se pueden ver algunos ejemplos de cómo los medios hegemónicos argentinos tratan la situación del Impeachment cargándolo de ideología y su paralelismo y parecido con las causas iniciadas contra la Ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner:


La nación 17/04/2016 "De que Acusan exactamente a Dilma Roussef en el congreso de Brasil (y no es Corrupción)" :
                      En esta nota se trata a la Presidenta como una "exguerrillera izquierdista".




 La nación 08/04/2016 
Se habla de "la figura del arrepentido" no solo en este caso sino también con el caso de Lázaro Báez / Fariña / Ruta del dinero K. Luego es repetido hasta el hartazgo en los diferentes medios de comunicación y se realizan paralelismos, elogiando el accionar de la justicia brasileña.



La nación 14/04/2016 "2 campamentos, termómetros del clima del juicio político". 
Misma estrategia de deslegitimación a los defensores de el Gobierno del PT .Se estigmatiza a sus seguidores con los mismos argumentos esgrimidos en Argentina contra los Militantes del Kirchnerismo "Vayan a trabajar, Vagabundos". Asímismo se justifica la poca convocatoria de los opositores alegando en la nota "con apenas unas 30 personas en el campamento. Resaltan que, a diferencia de sus contrarios, ellos son gente que trabaja y no puede darse el lujo de estar acampando todo el día"





Teniendo en cuenta los puntos anteriormente mencionados, se puede ver claramente como los poderes fácticos de la república del Brasil en alianza con las corporaciones de medios de comunicación concentrados que responden a intereses foráneos y con complicidad del poder judicial brasilero, están realizando un golpe institucional al Gobierno del PT , amparándose en el discurso moral de la corrupción para plasmar sus intereses políticos en lo que será (si se completa el juicio político) el gobierno de Michel Temer y Eduardo Cunha, lo cual es muy contradictorio, ya que estos funcionarios en conjunto con varios legisladores brasileros de todas las expresiones políticas que votaron a favor del juicio político, también se encuentran acusados en causas de corrupción, lo que desnuda el factor ideológico del conflicto: menos del 3% de los diputados que votaron por el impeachment justificaron su voto por las razones del juicio político o por las acusaciones de corrupción: en cambio justificaron sus decisiones apelando a Dios, a su familia, al "cambio", por acabar con el comunismo, acabar con el PT, acabar con la central de trabajadores (CUT), acabar con la izquierda y la educación sexual , llegando al punto en que un diputado de la extrema derecha dedicara su voto afirmativo al torturador de Dilma Roussef durante la dictadura y afirmara que "perdieron en el 64 y perdieron ahora" (en referencia al golpe de estado de 1964).

Lo que molestó al poder concentrado en Brasil no fue la supuesta corrupción de Dilma que no encontraron, ni los supuestos desmanejos con las arcas del estado, lo que molestó a los poderes fácticos que están detrás de esta operación fue que la Presidenta haya postergado los pagos a los bancos estatales para usar ese dinero para financiar las políticas de inclusión social. Citando al ex presidente Lula da silva "Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio en una elite que tira toneladas de comida en la basura todos los días".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada